¿Qué son las várices? La insuficiencia venosa es una condición médica en la que las venas del cuerpo (generalmente de las piernas) no pueden bombear sangre de vuelta hacia el corazón. Esto hace que la sangre se acumule en los vasos sanguíneos y que con el tiempo se agranden (várices) o dilaten.

Las varices son venas superficiales que se agrandan y tuercen. Cualquier vena del cuerpo se puede volver varicosa, pero la condición ocurre más frecuentemente en las venas de las piernas.

  • Historial familiar.
  • Embarazo y otras condiciones que ponen presión en las venas las piernas un historial de coágulos sanguíneos.
  • Tabaquismo.
  • Permanecer parado o sentado por largos periodos de tiempo.
  • Sobrepeso.
  • Menopausia.
  • Paredes de los vasos sanguíneos que están debilitadas.
  • Inflamación de las venas (conocida como flebitis).
  • Estreñimiento crónico y en raros casos tumores.
  • Envejecimiento, que resulta en una disminución de la elasticidad de los vasos sanguíneos

Venas retorcidas y abultadas
Cambios de coloración en la piel
Hinchazón, picazón, dolor, quemazón, palpitación y calambres musculares en las piernas
Pesadez y cansancio en las piernas
Dolor.
Ulceras en la piel
Sangrado cuando las venas que están cerca de la superficie de la piel revientan
Se puede complicar con una trombosis venosa profunda
Tromboflebitis superficial, una condición en la que las venas superficiales (cerca de la piel) de la pierna se vuelven sensibles, inflamadas, y parecen una cuerda.

El tratamiento de las várices, también conocido como ablación endovenosa, utiliza energía láser para cauterizar y cerrar las várices de las piernas. Se puede utilizar con fines estéticos, pero se lo usa más comúnmente para ayudar a aliviar los síntomas asociados, tales como dolor, hinchazón e irritación, descoloración o inflamación de la piel. La ablación endovenosa es segura, menos invasiva que la cirugía convencional, y prácticamente no deja no deja cicatrices.

  • No se necesita incisión quirúrgica: sólo un pequeño corte en la piel que no necesita suturas.
  • En comparación con la cirugía, la ablación endovenosa es más eficaz, tiene menos complicaciones, y se asocia con mucho menos dolor durante la recuperación.
  • Este procedimiento no deja casi ninguna cicatriz puesto que la colocación del catéter requiere aberturas de solo pocos milímetros en la piel, y no incisiones grandes.
  • Ofrece una alternativa menos invasiva que la cirugía estándar.
  • La mayoría de las venas tratadas quedan efectivamente invisibles hasta por el ultrasonido 12 meses después del procedimiento.
  • La mayoría de los pacientes tienen alivio sintomático inmediato y pueden volver a las actividades normales dentro de uno o dos días con poco o ningún dolor.

¿Qué son las várices? La insuficiencia venosa es una condición médica en la que las venas del cuerpo (generalmente de las piernas) no pueden bombear sangre de vuelta hacia el corazón. Esto hace que la sangre se acumule en los vasos sanguíneos y que con el tiempo se agranden (várices) o dilaten.

Las varices son venas superficiales que se agrandan y tuercen. Cualquier vena del cuerpo se puede volver varicosa, pero la condición ocurre más frecuentemente en las venas de las piernas.

  • Historial familiar.
  • Embarazo y otras condiciones que ponen presión en las venas las piernas un historial de coágulos sanguíneos.
  • Tabaquismo.
  • Permanecer parado o sentado por largos periodos de tiempo.
  • Sobrepeso.
  • Menopausia.
  • Paredes de los vasos sanguíneos que están debilitadas.
  • Inflamación de las venas (conocida como flebitis).
  • Estreñimiento crónico y en raros casos tumores.
  • Envejecimiento, que resulta en una disminución de la elasticidad de los vasos sanguíneos

Venas retorcidas y abultadas
Cambios de coloración en la piel
Hinchazón, picazón, dolor, quemazón, palpitación y calambres musculares en las piernas
Pesadez y cansancio en las piernas
Dolor.
Ulceras en la piel
Sangrado cuando las venas que están cerca de la superficie de la piel revientan
Se puede complicar con una trombosis venosa profunda
Tromboflebitis superficial, una condición en la que las venas superficiales (cerca de la piel) de la pierna se vuelven sensibles, inflamadas, y parecen una cuerda.

El tratamiento de las várices, también conocido como ablación endovenosa, utiliza energía láser para cauterizar y cerrar las várices de las piernas. Se puede utilizar con fines estéticos, pero se lo usa más comúnmente para ayudar a aliviar los síntomas asociados, tales como dolor, hinchazón e irritación, descoloración o inflamación de la piel. La ablación endovenosa es segura, menos invasiva que la cirugía convencional, y prácticamente no deja no deja cicatrices.

  • No se necesita incisión quirúrgica: sólo un pequeño corte en la piel que no necesita suturas.
  • En comparación con la cirugía, la ablación endovenosa es más eficaz, tiene menos complicaciones, y se asocia con mucho menos dolor durante la recuperación.
  • Este procedimiento no deja casi ninguna cicatriz puesto que la colocación del catéter requiere aberturas de solo pocos milímetros en la piel, y no incisiones grandes.
  • Ofrece una alternativa menos invasiva que la cirugía estándar.
  • La mayoría de las venas tratadas quedan efectivamente invisibles hasta por el ultrasonido 12 meses después del procedimiento.
  • La mayoría de los pacientes tienen alivio sintomático inmediato y pueden volver a las actividades normales dentro de uno o dos días con poco o ningún dolor.